😱👇ENLACE PATROCINADO👇😱

😱👇ENLACE PATROCINADO👇😱

martes, 28 de mayo de 2019

USO CORRECTO DE "ACTITUD" Y "APTITUD" (BIEN EXPLICADO) - WILSON TE EDUCA

Hoy vamos a hablar del suso correcto de las palabras parónimas "actitud" y "aptitud". Explicaremos el significado y el uso correcto de cada uno de estos conceptos para que no haya duda en el uso de los mismos. Recuerda que la diferencia entre actitud y aptitud radica en que actitud se refiere al temperamento de una persona frente a ciertas situaciones y aptitud es el talento, la habilidad o la destreza que se tiene para algo.

Resultado de imagen para USO DE ACTITUD Y APTITUD

Se suele confundir estos dos conceptos por su semejanza escrita y porque ambos son cualidades importantes para la productividad y la competitividad.

La aptitudes la habilidad que se tiene para lograr algo. Por ejemplo un músico debe tener aptitud musical, un comunicador debe tener aptitud verbal y un profesional debe tener aptitud profesional.

La actitud es la exteriorización de la forma emocional para enfrentar situaciones. Por ejemplo la actitud que se toma frente a los problemas puede ser estresada, tranquila, asertiva, nerviosa, entre otros. La actitud se relaciona hoy en día con la inteligencia emocional, o sea, saber cómo reaccionar de forma asertiva equilibrando la agresividad y la pasividad comunicacional.

Tanto la actitud como la aptitud pueden ser naturales o adquiridas. Son naturales aquellas actitudes que forman parte de nuestra personalidad y son naturales aquellas aptitudes que llamamos talento, o sea, una facilidad innata para hacer algo bien.

Las aptitudes adquiridas o aprendidas son aquellas que se consiguen con esfuerzos y estudios. Cuando se maneja bien las aptitudes que se tiene en el ámbito profesional se logra ser productivo ya que porque se consiguen las metas en menos tiempo.

Las actitudes adquiridas son aquellas aprendidas mediante la deconstrucción de nuestro carácter y pensamientos para cambiar nuestros hábitos y acciones finales frente a diferentes situaciones. Cuando se tiene una buena actitud en el ámbito personal y profesional se logra una mejor comunicación y resolución de los problemas.

La competitividad de un trabajador se adquiere juntando una buena actitud y aptitud. La aptitud ayudará a cumplir la tarea y la buena actitud mantendrá la motivación en el trabajo, la buena relación con los compañeros de trabajo, clientes, jefe y la efectiva solución de los conflictos presentados.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario