😱👇ENLACE PATROCINADO👇😱

😱👇ENLACE PATROCINADO👇😱

jueves, 1 de abril de 2021

NARRADOR INTERNO (DEFINICIÓN Y EJEMPLOS) ¡EXCELENTE EXPLICACIÓN! - WILSON TE EDUCA

 


La educación hace parte integral de nuestras vidas, razón por la cual en esta tu página "Wilson te Educa" encontrarás toda la mejor información sobre diversos temas de tu interés, desde los más educativos y técnicos hasta información de ocio para que no dejes nunca de estar conectado con la mejor página de toso internet. El tema que veremos hoy es NARRADOR INTERNO. 

A veces, cuando la imaginación apremia, intentamos escribir de cero una historia. Tenemos claro el espacio, el tiempo, incluso los personajes, pero nos falta una figura muy importante. Y es que podríamos compararlo como un Dios dentro de la novela. Conoce los tipos de narrador que existen y los diferentes puntos de vista. Fórmate con nosotros con el máster en escritura profesional y narración creativa y aprende a ser un buen escritor.

El narrador
Antes de entrar en detalles, primeramente, vamos a empezar definiendo este ente ficticio nombrado narrador. Tenemos que diferenciarlo claramente del escritor, persona de carne y huesos que escribe la novela. El narrador es aquella figura que sale del escritor y su función es traducir, dentro del libro, lo que el escritor quiere explicar. Se trata de el narrador ideal que remplaza el escritor real.

El discurso del narrador es el hilo conductor de la narración, quien nos muestra y nos dirige de acontecimiento dramático a otro. Este puede ser uno de los personajes que interactúa con el espacio, un ser extraterrenal o el protagonista principal.

Tipos de narrador
La diferencia principal para clasificar los tipos de narrador es según si estos forman parte de la acción que están narrando, es decir, el punto de vista. Este punto de vista es desde donde el narrador cuenta la historia.

Narración en primera persona
El narrador nos está explicando en primera persona lo que está ocurriendo. Se trata de un personaje más de la historia que interactúa con el espacio, crea conflicto dramático y vive en primera mano los embrollos de la narración. Debemos tener claro que, si como escritores queremos utilizar un narrador en primera persona, todo aquello que no haya entrado en la consciencia de ese relator no debe entrar en la narración. Existen dos tipos de narrador según el papel que desempeñen como personaje.

Narrador protagonista
Este nos cuenta a nosotros tanto lo que piensa como lo que percibe sensorialmente. El peso de la acción dramática recae encima de este narrador protagonista. El punto de vista en este caso es interno y subjetivo, ya que nos cuenta sus pensamientos y sentimientos. Muchas veces nos podemos sentir como intrusos en su propia mente, ya que el narrador protagonista habla consigo mismo y nos brinda monólogos internos.

Narrador testigo
Arturo Pérez-Reverte eligió a Íñigo Balboa para contar la historia del famoso Alatriste. El joven, que sigue durante toda la saga al capitán, nos cuenta lo que vive el protagonista y su historia. Se trata de un personaje secundario, y aunque este narrador testigo también interviene en la acción, el peso del relato recae sobre otro. Si optamos por utilizar este tipo de narrador en nuestra novela, debemos entender que este no nos puede explicar lo que siente y piensa el protagonista, ya que no está dentro de él, solo es un testigo.

Muchas veces este narrador se sitúa tan al margen de la historia, que ni siquiera interviene en ella. Nos la cuenta a partir de cartas, diarios o simplemente nos cuenta una historia que ha escuchado en el mercado.

Narración en tercera persona
Entramos en otra dimensión del relato. La narración en tercera persona es cuando el narrador no interviene para nada en la acción, ni siquiera existe como personaje. Existen tres tipos de narrador, según el nivel de conocimiento que este tenga de toda la historia.

Narrador omnisciente
Este tipo de narrador supone un Dios en el microcosmos de la acción que se narra. Lo sabe todo, desde los sentimientos y pensamientos de los personajes, el principio y el final de la historia con detalles o lo que podría haber pasado y no lo ha hecho. Es un ente que se sumerge en el interior de todo y nos puede contar incluso aquello que pasó hace muchos años.

Narrador cuasi-omnisciente
Podríamos comparar el significado y la función de este narrador con una cámara de cine. Aquella que nos muestra solo lo que ha quedado gravado, aquello físico. No puede saber lo que han soñado aquella noche, lo que han pensado cuando han visto a aquel joven muchacho o el futuro que les deparará a los amantes. Podríamos nombrarlo semidiós, ya que se puede colar en los recovecos de una cárcel del siglo XV y contarnos una conversación entre presos, pero nunca podrá mostrarnos lo que sienten.

Narrador selectivo
Su punto de vista es externo y, aunque nos explica lo que siente y padece el protagonista, es incapaz de saber lo que piensan los demás personajes. Solo tiene el poder de contar la historia desde el punto de vista del protagonista o de un solo personaje. Es muy similar al narrador en primera persona, pero a diferencia de este, el narrador selectivo puede brindarnos información extra que resultaría imposible o muy difícil explicarla en primera persona.

CRÉDITOS PARA: https://escuelaergon.com/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario