😱👇ENLACE PATROCINADO👇😱

😱👇ENLACE PATROCINADO👇😱

miércoles, 24 de julio de 2019

LA VANGUARDIA (LITERATURA - POESÍA) (BIEN EXPLICADO) - WILSON TE EDUCA



Hoy vamos a abordar un tema muy interesante e importante en el conocimiento literario y ese tema es "La Vanguardia"; este es un movimiento muy importante porque decide tomar un nuevo rumbo en la literatura y trata de establecer nuevas maneras de escribir y de crear literatura, rompiendo con la tradición y estableciendo sus nuevas maneras de hacer, razón por la cual es de vital importancia que sepamos todo esto para que tengamos muy clara esta temática. Recuerda que la literatura vanguardista fue el nombre que recibió el compendio de obras literarias producidas a principios del siglo XX, entre 1906 y 1940. Estas publicaciones manifestaban marcadas tendencias estéticas, deslastrándose de los sistemas convencionales de rimas y estructuras estróficas.


La literatura vanguardista estuvo influenciada por una serie de movimientos artísticos conocidos como “vanguardias”. Éstas corrientes de expresión proseguían fines comunes de introspección y ruptura de convencionalismos y órdenes preestablecidos.

Carjat Arthur Rimbaud, considerado padre del vanguardismo


Suele ser común al estudiar la historia, notar que durante los momentos de mucha convulsión social emergen tendencias de expresión que han permitido al hombre drenar las tensiones, mostrar su insatisfacción. No escapa de esta realidad humana la literatura vanguardista, hija de las fiebres de un mundo estremecido.


Orígenes de la literatura vanguardista

El término vanguardia es un galicismo, es decir: un vocablo de origen francés. Está compuesto por dos palabras: avant (“delante de”) y garde (“guardia”, “proteger”). La palabra vanguardia toma auge durante el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, entre 1914 y 1917.

El comienzo del siglo XX estuvo marcado por la violencia. Cuando las sociedades europeas parecían estar en una calma que les auguraba crecimiento y progreso, es asesinado el archiduque Francisco Fernando de Austria y su muerte es la bandera que da paso al desastre bélico. Bajo esa estrella nace el vanguardismo.

Con este ruin escenario el hombre entra tambaleante a los 1900. Las artes empiezan a ser el medio de escape a las realidades colectivas y las ideas que surgen se cobijan bajo este vocablo francés, “vanguardias”. “Adelante, a guarecer el alma”, se escucha en cada poema nacido, en cada estructura que se quiebra.

La literatura vanguardista no fue propia de un lugar, era un hecho mundial, un sentir globalizado. La conciencia de espacio de todos desató un frenesí creativo-reactivo en los autores. Las obras denotan un desarraigo de las ideas y culturas, el ser se presenta a sí mismo como un todo, como nación del pensamiento.

Características


Todo es cuestionado

Los escritores vanguardistas presentan su obra con una clara idea combativa, de abolición. La negación a las reglas pasadas es una bandera enarbolada de manera desafiante.

La literatura aquí producida responde al individuo y la necesidad inconsciente de quebrar paradigmas, de no pensar como imponen las estructuras previas sino como se quiere.


Lo nuevo era lo importante

El ahínco en contra de la obra humana pasada era tal, que lo ocurrido con anterioridad al vanguardismo se consideraba intrascendente. Lo reciente era lo que agradaba, se apostaba por aquello que estuviera empapado por la novedad y la sorpresa.


La metáfora como puerta de la creación

La metáfora era el recurso ideal para decir cosas innovadoras. Con ella se buscaba sumergir a los lectores en mundos surrealistas que le hicieran dudar y cuestionar, en muchos de los casos, la existencia misma como la conocemos.


Quebrar la razón y la lógica

El vanguardismo da cabida a recursos poéticos poco convencionales, como el uso de frases sin culminar, por ejemplo.

Según los que implementaban esta estrategia, la usaban para que el lector pensara y se hiciera parte de las letras, asumiendo los posibles finales que debían tener los poemas y demás manifestaciones literarias.

Era común saltarse las fórmulas lineales tradicionales, aboliendo incluso el uso de signos de puntuación en el hecho literario en gran variedad de obras, sobre todo en la poesía.


Espontaneidad

Defendía la elaboración inmediata partida de las emociones, sin tanta profundidad en el discurso, sin tanta densidad en el pensar, pero con una audacia impactante.

Este rasgo particular le hace inclusiva, rompiendo con la influencia burguesa reinante, a la que por supuesto se resistían y oponían rotundamente los vanguardistas.

Las letras eran de todos y no de un grupo, y aquel que era capaz de crear sin tener raíz ajena, sino sentido propio, ese era el que realmente valía.


Una marcada influencia Freudiana

Las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud tuvieron un claro ascendiente en la creación vanguardista. Sus teorías sobre el subconsciente establecieron las bases del surrealismo y la exploración de onírico en la manifestación literaria.

Dalí, quien fuera uno de los principales representantes europeos del surrealismo pictórico y quien motivó a Lorca a escribir poesía surrealista, siguió de cerca la obra de Freud al igual que Bretón.


Principales vanguardias

Se conocen por vanguardias a las distintas manifestaciones artísticas que conformaron el vanguardismo desde sus inicios, durante su desarrollo y fin.

A continuación se presentan las más importantes vanguardias, seguidas de una breve descripción, sus principales representantes y sus obras:


Expresionismo

El expresionismo literario es un movimiento, principalmente pictórico, nacido en Alemania en 1905. Le rehúye a lo figurativo y busca manifestar lo que siente el individuo desde su percepción subjetiva.

Llega a tocar grandemente a las letras, y en éstas, como principal representante, tiene al austrohúngaro Franz Kafka, cuya obra marcó un hito en la historia de la literatura.


Surrealismo

El surrealismo literario es un movimiento con grandes connotaciones pictóricas. Nace en Francia por el año 1924. El inconsciente es el protagonista de esta corriente. Los cantos oníricos se ven manifestados de forma continua. Se llega aludir que soñamos la vida y vivimos los sueños.

Las imágenes rompen con las estructuras conocidas y el asombro toma de lleno al lector ante cada creación literaria. Podemos nombrar al español Federico García Lorca, con su obra Poeta en Nueva York, como uno de sus grandes representantes.


Dadaísmo

El dadaísmo surge en EE. UU. y en Suiza, simultáneamente, hacia el 1916. En los años posteriores se expande por toda Europa. Tiene la particularidad de ser un movimiento vanguardista  no rebelde.

Este se centra en refutar los conceptos que conforman y sustentan las manifestaciones artísticas previas a la Primera Guerra Mundial.

La mejor muestra de la literatura dadaísta la vemos representada en las letras del poeta alemán Hugo Ball. De él destaca su obra A la crítica de la inteligencia alemana.


Cubismo

El cubismo literario se origina en Francia, hacia el año 1905. Tiene como premisa la unión de conceptos que resultan imposibles, así como también descomponer los objetos, las formas.

Busca darle paso a la alegría y al humor negro en la escritura, restándole peso a la nostalgia y los comunes motivos líricos.

Esta corriente tiene como uno de los principales representantes en las letras al italiano Guillaume Apollinaire. De él resaltan sus “calígramas”, interesantes manifestaciones poetices donde a parte del discurso, las letras forman siluetas alusivas al tema tratado. Entre sus obras destaca El poeta asesinado.


Futurismo

El futurismo literario nace en Italia, hacia el año 1909. Tiene como su principal motor impulsador al poeta egipcio Filipo Tommaso Marinett. Una de las principales inspiraciones del futurismo son la “maquina” y el “movimiento”. Salirse de las formas convencionales, reinventar al hombre, a las cosas, con las letras.

La literatura futurista realza el canto a lo “no humano”, ve la guerra y las pestes como lo necesario para depurar a la tierra del hombre.

Dentro de las obras de Filipo destaca su Manifiesto del futurismo, donde muestra claramente las bases de su corriente.


Ultraísmo

El ultraísmo nació de la mano de Rubén Darío para contraponerse al romanticismo, el ultraísmo aparece para oponerse de manera directa al modernismo.

Esta vanguardia es de origen hispano, nace en España hacia el 1919. Su aparición está directamente influenciada por otras tres vanguardias: el cubismo, el dadaísmo y el futurismo.


La poesía hace un uso exagerado de la metáfora, desecha por completo la rima y versa sobre temas cotidianos como el cine y la tecnología.

De sus exponentes destaca Humberto Rivas Panedas, y entre sus obras importantes nos encontramos con: Hermanos, poetas y ultraístas: José y Humberto Rivas Panedas.


Creacionismo

El creacionismo literario es una vanguardia de raíces hispanas. Este movimiento comienza en París en manos de Vicente Huidobro hacia el año 1916 y en poco tiempo se expandió y se fue incorporando al resto de las vanguardias que tenían vida en el continente europeo.

Esta corriente vanguardista obvia las descripciones y huye de las anécdotas. El escritor se hace dios, se compara con Dios, y considera a la poesía como una herramienta absoluta de la creación.

Dentro de las obras más representativas de Vicente Huidobro destacan sus Poemas árticos y El espejo de agua.


Conclusiones generales

El vanguardismo literario vino a representar al hombre una catarsis necesaria en los momentos tan agobiantes que vivió la humanidad a principios del siglo XX. Vino a acortar las distancias, a enlazar a la especie con los hilos del arte cuando todo hería.

Quizá si sus representantes no se hubiesen enfrascado tanto en la oposición a lo anterior, y se hubiesen enfocado en la creación propia, su legado fuese más amplio.

Si hay algo que nos hizo entender la literatura vanguardista es que cuando nada está garantizado y la muerte está cerca, el arte suele ser la puerta próxima, necesaria. Todo cumple un ciclo, todo pasa, lo que hoy es innovador, mañana es pasado y cuestionado.

La paz, en definitiva, no es sinónimo de calma, la paz en el lenguaje humano no es más que ese temible silencio que nos puebla entre guerra y guerra. El miedo hizo lo suyo y las letras no aguardaron para ser la voz del hombre, el reguardo esperado.

CRÉDITOS PARA: https://www.lifeder.com 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario